El Marqués de Ureña y el puente que nunca se usó

tituloureña

Arquitecto, ingeniero, pintor, poeta, gran viajero y gaditano ilustrado. Caballero de la Orden de Santiago, III Marqués de Ureña y IV Conde de Saucedilla, regidor perpetuo de Mérida e Intendente de Marina y nombrado por Carlos IV director de las obras de la Población Militar de San Carlos. Estos son algunos de los títulos de D. Gaspar de Molina y Saldívar  (Cádiz, 9 octubre 1741- 1806), popularmente conocido como “el Marqués de Ureña”. Su figura está estrechamente relacionada con nuestra ciudad, ya que fue el encargado de trazar la planta del Real Instituto y Observatorio de la Armada y de dirigir las obras de la Población Militar de San Carlos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERAPara situarnos en un contexto histórico, podemos empezar escribiendo que, tras la derrota española en la Guerra de los Siete Años (1756-1763), surge la necesidad de crear una armada capaz de defender el imperio colonial español. Es por ello que Carlos III decide agrupar el mando centralizado de la Armada Española en una misma población. De este modo, entre el Arsenal de la Carraca y la Villa de La Real Isla de León se construiría la Población Militar de San Carlos.

En el año 1779, la Corona comunica al teniente de fragata D. Vicente Imperial Digueri la Real  resolución  por  la  que  debía  encargarse  de  la  dirección  de  las  obras  de  la  nueva  población  militar, desempeño que llevaría a cabo hasta 1789, cuando el Marqués de Ureña tomaría el relevo.

Entre las acciones que D. Gaspar llevaría a cabo bajo el mando de las obras de San Carlos cabe destacar la de la construcción del conocido como Puente de Ureña, situado hoy día en terrenos militares y cuya función principal era la de unir por tierra la Población Militar de San Carlos con el Arsenal de la Carraca. La razón principal para el levantamiento de tal infraestructura parte de la construcción de un caño a finales del siglo XVIII para comunicar el interior de la Bahía de Cádiz con el llamado Caño de Sancti Petri. Ello permitiría el transporte civil de mercancías en barco para evitar que éstas pasasen por delante del Arsenal de la Carraca, acto de gran peligrosidad debido a que en sus aguas se encontraba fondeada parte de la armada a la espera de ser reparada.

mapa-ureña
Fuente: Plano de Cádiz (Isla del León), con indicación de la situación de sus baterías. Pablo del Villar. Biblioteca Virtual de Defensa.

El puente es una construcción de gran armonía de 4,60 metros de altura por 18,30 metros de ancho, de estilo neoclásico y realizado con la piedra ostionera local extraída de allanar la superficie del terreno de la población militar. Dicho material fue elegido con el fin de abaratar costes, ya que era más económico que la piedra extraída de las canteras de Rota o de la playa de Bolonia. La estructura de jambas de madera sobre la que se construyó el puente de piedra permitió que, al retirarlas una vez construido, todo el sistema se adaptara perfectamente al terreno lodoso sobre el que se sustenta. En su centro, sobre la clave, se aprecia una placa con la inscripción: REINANDO CARLOS QUARTO AÑO DE MDCCXCII

Lo más curioso de la historia del Puente de Ureña es que nunca se usó para la finalidad con la que fue construido. Varios fueron los factores que ocasionaron su abandono, pero uno el denominador común: la guerra. Los fondos económicos de la Corona se vieron mermados debido a las distintas guerras que siguieron a su construcción, como la anglo-española de 1796-1802, las derrotas navales de Cabo San Vicente y Trafalgar y la Guerra de la Independencia.

P1170180Debido a la falta de caudales, las obras de la población militar y del canal nunca llegaron a concluirse. En la actualidad, el caño se encuentra seco y repleto de vegetación y el puente aislado y sin uso, dado que el acceso a éste está restringido debido a su ubicación en terrenos militares. Además, tras la construcción de una carretera que transcurre en paralelo al puente, se sustituiría el camino antiguo que pasaba sobre el viaducto.

Su mal estado de conservación se debe, en parte, a su localización, ya que se encuentra junto a un campo de tiro y otro de lanzamiento de granadas de mano, cuyos impactos se pueden apreciar en la fachada oriental del puente. A esto hay que añadir la erosión ocasionada por el clima y el paso de los años, lo que hace que precise de una exhaustiva restauración.

El Puente de Ureña es una de las muchas joyas de gran valor histórico y monumental de nuestra ciudad y que, por falta de uso o mala accesibilidad, van quedando en el olvido. Son nuestro legado y debemos devolverlos a la vida.

 

Anuncios

Un comentario sobre “El Marqués de Ureña y el puente que nunca se usó

  1. Curioso cuanto menos, ya que desconocía que dicha estructura existiera. Mi más sincera enhorabuena por dar a conocer de la existencia de dicho puente.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s